Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 julio 2015

           Permítanseme tres observaciones sobre el carácter secular de los Institutos.

 Primera, se da este carácter secular porque viven en el siglo. De ahí el apelativo secular; y viven como vive cualquier otro cristiano; por eso conviene que se adapten «a la vida secular en todo lo que sea lícito y pueda compaginarse con los trabajos y deberes de la perfección» (Primo Feliciter II).

Segunda, porque ejercen su apostolado en el siglo; esto merece destacarse en primer lugar, pues significa que ejercen su apostolado en el mundo, no a través de una asociación o agrupación, sino con responsabilidad propia y personal, no necesariamente en nombre de su Instituto, sin implicarlo en sus actuaciones. Y lo hacen «en lugares tiempos y circunstancias prohibidos o inaccesibles a los sacerdotes y religiosos» (Provida Mater 10).

Y tercera, lo ejercen por medio del siglo, es decir, por medio de las estructuras, profesiones, asociaciones netamente seculares. Como dice Primo Feliciter II, actúan «desde el siglo y, por consiguiente, en las profesiones, formas, actividades, lugares, circunstancias correspondientes a esta condición secular».

(más…)

Read Full Post »

POBREZA

Read Full Post »

UN POCO DE HUMOR

TILDE

Read Full Post »

 

CONSAGRACIÓN

           Merece la pena explicar un poco lo que son los Institutos Seculares. Recuerdo en primer lugar, unas palabras de Pablo VI a los Responsables Generales de los Institutos Seculares en septiembre de 1972: «No sois religiosos, pero vuestra opción concuerda, en cierto modo, con la de los religiosos, porque la consagración que habéis hecho os sitúa en el mundo como testigos de la supremacía de los valores espirituales y escatológicos». Cuando fueron instituidos los Institutos Seculares, la gente las tenía como monjas que no van vestidas de monjas. No llegaban a más.

           Hay diversidad de vocaciones dentro de la Iglesia. Una de ellas, la secularidad consagrada; y consagrada no sólo por los sacramentos del bautismo y de la confirmación, sino por una aceptación de la llamada de Cristo a participar más íntima y radicalmente en la obra de salvación universal; y esto se puede hacer desde distintos ángulos; uno de ellos es el de la secularidad.

           Pío XII vio que las religiosas vivían en comunidad en sus conventos y actuaban dentro de unos límites impuestos por su actividad centrada en la contemplación, en la enseñanza, asilos, hospitales etc. Vio la conveniencia de un estilo de consagración en que viviesen aisladas y con profesiones normales y corrientes, como los seglares.

           Esta nueva consagración, como dice el Vaticano II «radicada en la consagración bautismal, la expresa más plenamente» (Perfectae Charitatis 5). Y es que la consagración, tanto religiosa como secular, supone un intento de vivir con radicalidad las exigencias del bautismo en cuanto al seguimiento e imitación de Cristo.

           Tanto la vivencia personal de la consagración como su más plena expresión en su actuación apostólica sobre el mundo, se puede realizar tomando cierta distancia del mundo, como es el caso de los religiosos, o incrustándose en las mismas estructuras del mundo, que es lo propio de los Institutos Seculares. Tanto una consagración como otra, expresan más claramente la consagración bautismal, aunque se diversifiquen en su realización.

(más…)

Read Full Post »

EL AMOR DE DIOS

Read Full Post »

UN POCO DE HUMOR

BORRACHO

Read Full Post »